Un nuevo ciclo, nuevas alegrías y nuevos retos por enfrentar.

Si has decidido entrar en este ciclo sabrás ya sobre los retos a los que te enfrentas, pues seguramente habrás escuchado algo al respecto.

La maternidad para muchas mujeres es un sueño, una meta, para otras tantas no figura entre los planes, y es muy importante mencionar que ambas perspectivas son completamente válidas y respetables, finalmente cada una arma su proyecto de vida a su ritmo y a su manera.

Si estás emprendiendo tu trayecto a través de este ciclo te compartiremos 4 consejos sobre cómo prepararte para la maternidad:

1. Infórmate y consulta a tu médico especialista en Fertilidad.

La Fertilidad es algo de lo que muy poco se habla, sin embargo, en el camino hacia convertirte en madre podrías encontrarte con problemas para concebir. Generalmente suele ser un tema no muy hablado, un tema que causa un estigma, pero,  ¡Recuerda que no estás sola en este camino! Afortunadamente gracias a los avances de la ciencia y la medicina hoy tenemos a nuestro alcance muchas opciones para lograr el sueño de formar una familia. Consulta a los especialistas en fertilidad.

 2. Conoce tu Estado General de Salud.

Si estás por emprender la búsqueda de un bebé es importante que antes conozcas tu estado general de salud, para saber si es necesario comiences a hacer modificaciones en tus hábitos para hacerlos más saludables y así poder llevar un embarazo sano. Consulta a tu médico.

 3. Busca a tu “team”.

Todos tenemos un grupo de amigas, familia, compañeros que están dispuestos a darnos una mano. Al compartir espacio con otras mujeres, sobre todo, con otras madres, podrás conocer diversas perspectivas, consejos e incluso personas que te darán su apoyo.

No te límites a lo físico, actualmente puedes encontrar a tu “team” gracias al internet, busca en grupos y blogs.

 4. Mantente cercana con tu médico de cabecera.

Es común que en esta etapa haya dudas, pues nuestros cuerpos sufren grandes cambios. Ahora estarás acompañada, ante cualquier duda, nadie mejor que los especialistas para resolverlas.

Finalmente, y no menos importante, no olvidemos que cada mujer y cada ciclo son únicos… ¡vívelo a tu manera!

0 Comments